Ley Antitabaco busca proteger a fumadores pasivos

Ailyn Castillo

La  nueva Ley Antitabaco entró en vigencia el 31 de mayo, fecha en que se celebra el Día Mundial Sin Tabaco. Desde entonces muchas han sido las opiniones encontradas que han surgido sobre la ley, pero ya se ha vuelto costumbre ver el cartel reglamentario en los negocios que expresa: “Este es un ambiente 100 % libre de humo de tabaco por Resolución del Ministerio del Poder Popular para la Salud”.

Esta ley ha prohibido fumar en lugares públicos cerrados y ha implementado la colocación del mencionado cartel  y el establecimiento de multas de entre 12 y 2.500 Unidades Tributarias a las personas que no cumplan  la misma.

El sociólogo y profesor de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), Carlos Castro, comentó uno de los problemas: “Esta ley nos lleva a un tema de fondo que en otras sociedades es  normal, que es el tema del (…) espacio público. Nos enfrentamos a un cambio en la definición del espacio de los lugares nocturnos, discotecas, bares, sitios de expendio de comida, licores y todos aquellos donde fumar  es habitual”. Esto es un problema ya que la ley prohíbe el consumo  de cigarrillos en estos lugares lo que ha creado  cierta molestia en los fumadores habituales.

Otro de los puntos de discusión es que  se establecen  restricciones  que podrían invadir la privacidad del individuo al no poder fumar dentro de su hogar, ya que si a los vecinos les molesta el humo pueden denunciarlo ante las autoridades. “Así como la mayoría tiene el derecho de respirar un aire libre de humo, los fumadores  tenemos el derecho de contar con un espacio para fumar libremente”, aclaró Carlos Castro. “Esta ley es un ejemplo vivo del funcionamiento del sistema democrático: la mayoría considera inadecuada la existencia del hábito, establece los límites del mismo, pero debe respetar a la minoría. (…) Aunque el espacio público restrinja el fumar, los espacios privados deben permitir a las minorías expresarse”, concluyó Castro.

La ley  ha sido aplicada con el objetivo de disminuir el riesgo que corren los fumadores pasivos. Estudios han demostrado que el tabaco  contiene más de 4.000 sustancias tóxicas, y el fumador inhala 25% de las mismas, mientras que los fumadores pasivos consumen sin quererlo un 75%.

Según cifras del Ministerio de la Salud, el cáncer de pulmón junto con las patologías vasculares causan el 34,3% de las muertes anuales en el país y un 17 %   de los venezolanos son fumadores, aunque para 1984 la cifra era del 50 %, lo que representa una notable disminución.

Sin embargo hay personas que creen que la ley no reducirá el consumo en los fumadores. “Generalmente los que fuman saben las consecuencias que ocasiona el cigarrillo. Inclusive médicos que son profesionales, lo hacen”, expresó Milagros Hernández, estudiante de derecho de la Universidad Central de Venezuela (UCV), quien  de todas maneras apoya la ley.

Wilfredo Paredes es uno de los tantos médicos  que son fumadores y no cree que la ley disminuya el consumo: “Eso es voluntario, ellos pueden prohibir todo lo que quieran, pero eso depende de la persona”.

La ley ha creado muchas opiniones pero algo que no se puede negar es que ha sido en muchos aspectos una de las que ha logrado mayor aplicación y cumplimiento por parte de la población, por lo que queda esperar los resultados que tendrá en el hábito de los fumadores.

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Noticias, Salud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s