Ley Antitabaco genera polémica en la sociedad venezolana

Vanessa Paredes

Desde el pasado 31 de mayo, en coincidencia con el Día Mundial sin Tabaco, entró en vigencia la Nueva Ley Antitabaco, que prohíbe por completo fumar en espacios públicos abiertos y cerrados, tales como aeropuertos, autobuses, oficinas y centros comerciales. Leyes similares se han aplicado en países como España y Estados Unidos, pero lo que hace a la ley venezolana particularmente polémica es el hecho de que incumplir la normativa puede acarrear sanciones que van de 12 a 2.500 Unidades Tributarias, es decir, entre 912 y 190.000 Bolívares; y el derecho que otorga a las personas no fumadoras de denunciar a los fumadores aunque fumen en sitios privados, si consideran que el humo de tabaco les perjudica.

El debate que ha despertado esta ley, ha generado opciones diversas. Están quiénes aprueban en líneas generales la decisión gubernamental, pero consideran necesaria la revisión de algunos aspectos, tal es el caso del profesor Carlos Correa: ”Estoy de acuerdo con una restricción, por el enorme costo que tiene el fumador pasivo, el que no quiere fumar no tiene que enfermarse por los vicios de otro” puntualizó. Sin embargo, hace algunas observaciones negativas: “…Es legítima la restricción pero hay que equilibrarla, porque hay algunas cosas que no están bien hechas”. Señaló el ejemplo del cartel que por efectos de la ley deben exhibir los locales públicos: “…El tamaño del cartel es absurdo, eso no va a determinar que la gente vaya a dejar de fumar”. Por último, da su visión respecto a la adaptación de los fumadores a la restricción: “Creo que va a haber un período de transición y habrá un punto en que la gente construya puntos de fuga”, entre los cuales considera posible la creación de una subcultura de fumadores que creen clubes privados en los que puedan fumar libremente.

Los efectos negativos en la salud causados por el humo del cigarrillo son bien conocidos tanto por fumadores activos como pasivos: En el caso de Venezuela, según cifras del Ministerio del Poder Popular para la Salud, el cáncer de pulmón y las enfermedades cardiovasculares, males asociados al consumo de tabaco, son responsables del 34,3% de las muertes anuales en el país. Pero no sólo son estas las enfermedades que puede ocasionar el Tabaquismo, esta adicción puede ser causa de 40 tipos de cáncer, entre ellos algunos de los más frecuente en el país: pulmón y estómago en el caso de los hombres, y pulmón, mama, cuello de útero y estómago en el caso de las mujeres.

Otra de las causas que ha motivado la implementación de restricciones a fumadores en varios países, es el hecho de que los más perjudicados por el humo del cigarrillo son los fumadores pasivos: el tabaco contiene más de 4.000 sustancias tóxicas y el fumador activo apenas inhala el 25% de éstas, el 75% restante lo respiran los fumadores pasivos, que son mayoría. En el caso venezolano el índice de fumadores es del 17% actualmente.

Sin embargo, la justificación democrática de respetar a la mayoría no fumadora, genera debates en el área de los derechos personales. El doctor Wilfredo Paredes, fumador, aboga por el dominio personal de cada quien sobre su cuerpo: “…Eso (fumar) es voluntario, pueden prohibir todo lo que ellos quieran, pero eso depende de la persona, si quiere dejar de fumar en sitios públicos lo puede hacer, pero también puede fumar en sitios privados. No creo que eso disminuya nada”. No obstante; la ley venezolana también le cierra el cerco al fumador en sitios privados, con la potestad que le otorga a los no fumadores de denunciarlo si les molesta el humo de tabaco, aún en sitios privados. Sobre este punto, el sociólogo Francisco Coello advierte sobre posibles abusos que puedan hacerse de esta posibilidad: “…Las leyes tienen que manejarse con cierto nivel de prudencia porque pueden llevar a excesos… La ley tiene que ser lo suficientemente flexible para permitir que los que quieran fumar puedan tener donde fumar”.

Otro sociólogo y fumador, Carlos Castro, no considera que las fuertes restricciones vayan a generar el efecto contrario, el aumento del consumo de cigarrillos: “No creo que exista una reacción de “Vamos a fumar” por el hecho de estar restringido, sino que por el contrario se redefinirán los espacios sociales donde sea posible fumar”. Da su opinión respecto al apartado que permite denuncias contra quienes fumen en lugares privados: “Así como la mayoría tiene el derecho de respirar aire libre de humo, los fumadores tenemos el derecho de contar con espacio para fumar libremente, entendiendo que tenemos el deber de respetar a la mayoría. Esta ley es un ejemplo del funcionamiento del sistema democrático: La mayoría considera inadecuado la existencia del hábito, establece los límites del mismo, pero debe respetar a la minoría”.

Queda esperar los resultados de esta ley sobre una posible reducción de consumo de tabaco y la adaptación de aquellos que, sin importar las restricciones legales o los efectos negativos demostrados, no están dispuestos a dejar su hábito. La implantación de esta ley ha dado lugar a un debate que apenas comienza en la sociedad venezolana.

Fuentes consultadas:

http://www.redcancer.org/files/perfiles/Venezuela-2-SPLA.pdf

http://spanish.peopledaily.com.cn/31617/7397357.html

http://www.latribuna.hn/2011/05/30/cigarrillo-causa-mas-de-40-tipos-de-cancer-y-enfermedades/

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Ciudad, Noticias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s